Columnas

Disco del Día: Ostende, "Las pasiones no están muriendo"

Las pasiones no están muriendo es el nombre del nuevo álbum de Ostende, editado a principios de julio por la banda de Buenos Aires. Grabado en los estudios Calipso de Morón, este nuevo esfuerzo (tras el minidisco Japón de 2014) representa quizás un sonido más amigable, pero que no se aleja demasiado del punk hardcore. La banda de Cristian Fink, Nicolás Puig, Nahuel Martínez y Tiziano Cinelli ya tiene años bajo los brazos, discos (Ciudades de Mimbre quizás uno de los mejores) y una joven carrera establecida.

Sin perder la identidad de las guitarras, Las pasiones no están muriendo recupera mucho del espíritu del punk y del hardcore de las primeras épocas. Un entusiasmo inquebrantable, que va más allá del sonido y se filtra en el mensaje: en la letra de la canción que le da nombre al disco, dicen, como un mantra, “las pasiones no están muriendo, son esa chispa que nos enciende, que nos incendia, que nos hace arder y ver, siempre. Vivimos por ellas y siempre será así, siempre darlo todo. Darlo todo”. A nivel sonoro, el esqueleto de la propuesta es un colchón de guitarras frenéticas que dialogan y oscilan por todas las canciones, ya sea subiendo y bajando como en “Veske” o sirviendo como excusa para la sección rítmica como en “Mar nevado”.