Columnas

Un buen disco para leer
Por Carla Fumagalli Yo leo con la tele prendida. Con la radio prendida. Con gente hablando a mi alrededor. En silencio. Pero más que nada leo con música. Puede ser algo que elija yo o algo que elija el que pasa canciones en la radio que esté escuchando. Incluso puede ser algo que yo esté cantando en mi mente. Sí, mientras leo.
ver más
Not on my watch, b-otch (celos edition)
Por Florencia Colacito El mundo ha pintado por años un paisaje del amor en el imaginario colectivo donde todo es un prado de pastos verdes, mariposas en el estómago, unicornios voladores y conejitos saltarines. Claro está, la fauna de esta utopía olvidó mencionar que, de vez en cuando, el pasto de tus prados es masticado por zorras al ritmo de I Know What Boys Like de The Waitresess; las que nos hacen preocuparnos de volvernos alces y tener que cazarlas con los cuernos.
ver más
The Mixtape
Por Florencia Colacito En la película Alta Fidelidad, John Cusack es un melómano obsesionado con hacer rankings de bandas y convertir los compilados caseros de canciones en su pequeño arte personal. Cada vez que lo analizo me convenzo más de que el amor y las relaciones de pareja no son más que un compilado aplicado a la vida.
ver más
El calor (y el frío) se batallan con la música
Por Judith Gómez Machado “El mundo hace música todo el tiempo”, comenta Waits en la carta a los lectores del número 200 de MOJO que, por cierto, lo tuvo como editor. Y agrega, “hay canciones para alejarse, para nacer, para volver a la vida, para conmemorar, para olvidar y para manifestar; porque las canciones contienen milagros”. No es casualidad, entonces, que la edición de julio de la revista esté inundada de melodías y recomendaciones que no pueden (ni merecen) permanecer guardadas en un cajón o en el stand de un quiosco de revistas.
ver más
No quiero escucharte nunca más
Por Santiago Pochat Hay algo absolutamente inherente en cualquier canción que tiene como propósito motivar una emoción primaria; esa intensa vitalidad con la que se canta, se toca o se juega alrededor de un tema particular y que está atada a un efecto punzante en nuestro ventrículo derecho.
ver más
Me lo contó un pajarito (el de Twitter)
Por Florencia Colacito Una de las frases populares que nunca entendí es aquella que dice: “la curiosidad mató al gato”. Pienso entonces, de qué tipo de gato estaríamos hablando, cómo se murió y sobre todo, si es que su triste final se debió a la falta de herramientas para desarrollar su curiosidad. Tengo la teoría de que absolutamente todos somos un poco acosadores en la vida- lo asumamos sanamente o no- y que esta faceta humana, y digna de un tratamiento psicológico, aparece obvia y de manera degenerada sobre todo en el comienzo de las relaciones. El que no sea stalker, que tire la primera respuesta fallida a la pregunta secreta del e-mail ajeno.
ver más
Stephin Merritt, yo y la luna
Por Judith Gómez Machado Quiso la casualidad que me reencontrara con la revista argentina "al servicio de la comunidad experimental" Revólver (un amigo, muy querido, vive en otro país y me pidió encarecidamente que le comprara algunos números y se los enviara por correo); quiso la casualidad que en el número 7 de su segundo año de vida, Diego Perri - hoy agente de prensa de EMI Music Argentina - escribiera sobre The Magnetic Fields y calificara a Stephin Merritt como "la última reencarnación de Buddy Holly".
ver más
Metal Heart
Por Santiago Pochat Cat Power me hizo llorar más de una vez. Me hizo llorar en vivo, me hizo llorar en mi cuarto, en el auto y si la oficina no estuviera tan repleta de gente, seguramente me haría llorar ahora.
ver más
Fo(u)r Your Ears: Vol. 1
Por Bárbara Pavan Inauguro este espacio, básicamente, para hacer recomendaciones. Es una de las cosas que más hago en mi vida, ya sea de música, de libros, o de medios de transporte; si tengo algo para recomendar, probablemente no me lo quede para mí misma durante mucho tiempo. Es parte de una filosofía directa por la cual me guío: si algo me gusta, no veo qué problema hay en gritarlo a los cuatro vientos (eso, quizás, no ayude a mis relaciones).
ver más
El factor (e)x
Por Florencia Colacito Cuando estamos en el colegio y nuestra máxima preocupación tiende a ser que no se abra la plasticola en la mochila, una de las primeras cosas que aprendemos –además de leer, escribir y sobrevivir en sociedad siendo mayormente inadaptados- es que x, además de ser una letra, representa una incógnita en una ecuación. Aún cuando desconfiamos del plan estudiantil y asumimos que estas enseñanzas serán apiladas junto a logaritmos y exponenciales que jamás aplicarían a la vida real, la mecánica disfuncional de las relaciones humanas nos demuestra lo contrario cuando x representa lo desconocido en una ecuación de pareja.
ver más

Páginas