Discos

Band of Horses - Why Are You OK (2016)

Sin llegar al extremo de pensar qué disco se llevaría uno a una isla desierta, cuando emprendemos un nuevo viaje, elegimos qué música cargaremos en nuestro celular en función de la compañía que puede significarnos durante esos días. Para muchos, las vacaciones son períodos de descanso, pero también de balances, de introspección, y de ver cómo continuar. En este sentido, Why Are You OK, el quinto álbum de estudio de Band of Horses y el primero para Interscope, la discográfica del legendario productor Rick Rubin, cumple todos los requisitos para formar parte del equipaje de un viajero.

Con producción de Jason Lytle, compositor y cantante de Grandaddy, mítica banda de indie rock espacial, el disco abre con “Dull Times/The Moon”, tema doble de 7 minutos que nos mete de lleno en esto de mirar hacia atrás con cierta nostalgia para luego buscar la respuesta acerca del futuro en las estrellas. “Dull Times”, con su atmósfera vaporosa, sirve de precalentamiento para “The Moon”, donde las guitarras distorsionadas acompañan la voz de Ben Bridwell, resultado que recuerda a The Shins.

Mientras que Mirage Rock, el anterior trabajo de la banda, hacía honor a su nombre con su espíritu rockero, sobre todo si se lo comparaba con los primeros discos, con Why Are You OK vuelven a la tranquilidad habitual. Aunque “Solemnn Oath”, “Casual Party” y “In a Drawer” estén alimentadas por buenas dosis de pop-rock y el country tome el control de la situación cuando suena “Throw My Mess”, la mayor parte de los 12 tracks que integran el álbum descansa sobre baladas folk. Es muy probable que ese clima más contemplativo se deba al hecho de que Bridwell es ahora padre de niños pequeños, situación que lo impulsa a componer letras de tono reflexivo y melodías acordes a ellas.

Es notable la influencia de otras bandas del indie -y del rock en general también- en varias de las canciones de Why Are You OK. Es así como “In a Drawer”, que cuenta con J Mascis, cantante de Dinosaur Jr., en los coros, y “Barrel House” tienen un dejo a Death Cab for Cutie. En “Casual Party” se respira algo del brit pop de “Disco 2000”, el clásico de Pulp, a la vez que la intro de “Hag” parece inspirada en un tema de Coldplay. Si bien esto puede incomodar a los más impacientes, son buenas canciones que se disfrutan en cada reproducción, como es el caso de “Country Teen”, hermoso folk mid-tempo para cantar mientras se conduce por una ruta soleada en medio de las sierras. Después de todo, de eso se trata: música ideal para acompañar períodos de descanso, pero también de barajar el mazo y volver a repartir.