Discos

La suma de todos los tiempos- El futuro para siempre (2017)

Después de dos años de silencio discográfico, La suma de todos los tiempos vuelve a la carga con “El futuro para siempre”. Un álbum por demás interesante que muestra el crecimiento del grupo a través de nueve tracks.

Integrada por Enrique Gil Navarro en voz y guitarra, Diego Litwiller en guitarra, Fernando Turenne en batería, y el bajista y productor José “Peta” D’agostino, la banda exhibe su nueva lista de canciones; con la participación complementaria y fundamental de Estanislao López como ingeniero de grabación y mezcla.

Aplicando el refrán que dice “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”, este trabajo le saca el jugo a lo efímero para descargar toda su furia con espíritu adolescente. Así, la banda se despacha con una buena dosis de shoegaze, dream pop, y post punk psicodélico. Directo al pecho, y además, con una bajada de línea que destila buena onda.

A modo de ejemplo, podemos mencionar la actitud positiva en “El comienzo” y “Los pibes”: dos temas hermanados por las escuetas pero contundentes líricas que atraviesan la temática universal de la amistad. En el medio de las dos canciones mencionadas, “A donde lleguemos” y “En el tren”. La primera, mantiene cierto mensaje alentador que indica “No tengas miedo, todo va a estar bien”. Mientras tanto, la segunda se trata de un machacante shoegaze que hipnotiza por su clima psicodélico. Guitarra que emerge desde la profundidad, creación menos urgente y más elaborada. En un rato, el álbum inyecta su música alimentada de energía, como si se tratara de un show en vivo y la lista de temas no diera respiro.

Partiendo el disco al medio, “En el parque”. Viola reveladora de sentimientos algo tristes, melancolía aportada por el bajo. Atmósfera consolidada, raptos poperos que enamoran.“El calor”, “El camino”, “Mientras escapamos”, “Y los accidentes”, son los cuatro temas que forman parte de la segunda mitad del álbum, y que no hacen más que confirmar el trayecto trazado por la banda. Sin caer en la inercia, La Suma mantiene una estructura firme y repetitiva que no aburre: eso es saber regular y entretener. Kraut rock y postpunk sensible, otras de las etiquetas musicales que se le pueden adosar al repertorio de este sólido cuarteto.

A lo largo de casi media hora de duración, la placa abraza su marcha con el espacio y tiempo como hilo conductor. “El futuro para siempre”, lo nuevo de La suma de todos los tiempos, es un disco que explora percepciones, climas, y profundidades a fuerza de electricidad, reverb, y sintetizadores. Con sus líricas de tintes juveniles, y un sonido adictivo que se asemeja más al paisaje del verano que al invierno actual, podría decirse que el tercer LP de la banda sirve como un masterplan para escapar de las responsabilidades mayores que conlleva la adultez.